¿Cuántos carbohidratos necesitan tomar los niños? - Diabetes Bien

Blog

¿Cuántos carbohidratos necesitan tomar los niños?


Al hablar del mito de que nuestros cuerpos “necesiten ingerir glucosa para sobrevivir” – cosa que es falsa, ya que el cuerpo fabrica toda la glucosa que necesita a partir de grasas y ácidos grasos – hay quienes piensan que los niños sí necesitan ingerir glucosa en forma de alimentos ricos en hidratos de carbono; tales como pan, pastas, cereales, muchas frutas, etc. Sin embargo, esto es un mito aún más dañino, pues el cuerpo y cerebro en desarrollo de un niño, menos aún necesita ingerir glucosa proveniente de carbohidratos. Así como los adultos no la necesitamos, los niños la necesitan menos todavía, y los daños que esta alimentación convencional alta en hidratos puede ocasionar en el desarrollo del cerebro infantil, aún no han sido estudiados lo suficiente – pero ya comenzamos a tener algunas pruebas.

Tengamos en cuenta una realidad muy sencilla: todos los humanos nacemos en estado de cetosis. La cetosis es un estado metabólico en el cual el cuerpo – y el cerebro, sobre todo – está utilizando las grasas como combustible, metabolizadas en forma de ácidos grasos y mediante la producción de sustancias en nuestro cuerpo llamadas cetonas. Esta cetosis es el estado metabólico por defecto del ser humano, y el estado metabólico más saludable, ¡por eso cuando somos bebés lo tenemos por naturaleza!… La leche materna, además, al ser alta en grasas saturadas y sin casi ningún contenido de glucosa, es un alimento cetogénico; por ello los niños que son exclusivamente amamantados continuarán estando en cetosis durante todo ese tiempo.

En cambio, si el niño comienza a ser alimentado con fórmulas comerciales para infantes – que son un producto procesado alto en azúcares –, o cuando inicia la alimentación complementaria y ésta es una alimentación “moderna”, convencional, alta en carbohidratos y procesados, el niño comienza a perder esas rutas metabólicas, acostumbrando entonces al cerebro y al cuerpo a utilizar la glucosa como combustible. Se pierde el uso de los combustibles metabólicos naturales, a los que el cuerpo del niño venía acostumbrado desde su cetosis original; y cambia entonces su naturaleza metabólica, con todos los daños que eso conlleva.

El cuerpo de los niños, lejos de necesitar glucosa proveniente de comidas con carbohidratos, es dañado de formas más severas por los picos de hiperglucemia- hipoglucemia ocasionada por una alimentación así – la dieta “de moda” alta en hidratos. No solamente porque su cuerpo es más pequeño y por lo tanto su volumen total de sangre es menor, lo que significa que una cantidad más pequeña de azúcar o glucosa será suficiente para ocasionarle hiperglucemia (menos de 4 gramos) que no es necesario ingerir; sino porque también, como se mencionó, su estado normal al nacer es la cetosis. Los niños, de hecho, tienen naturalmente niveles de glucosa en sangre mucho más estables y ligeramente más bajos que los de un adulto – lo cual es normal en ellos, y solamente parece “bajo” desde nuestra perspectiva al querer compararlos con los adultos.

Tanto en niños sin diabetes, como en el caso de niños con diabetes tipo 1, los picos constantes de hiperglucemia crónica al igual que en los adultos, afecta su cerebro, pudiendo causarles a largo plazo todo tipo de daños físicos y neurológicos. Una alimentación así, alta en carbohidratos y que constantemente ocasione estos picos de hiperglucemia, puede asimismo causar o agravar trastornos de atención, concentración, cambios constantes en su estado de ánimo, “subidas” y “bajadas” drásticas en sus niveles de energía… Y todos reconocemos desde hace mucho tiempo, por experiencia empírica y anecdótica popular, que el azúcar altera visiblemente el comportamiento de un niño después de ingerirla. Y si todos los carbohidratos son formas de azúcares, ¿cuál es entonces la lógica de alimentarles con algo que ya sabemos – y vemos con nuestros propios ojos – que los altera en su comportamiento?… Cualquier alteración de comportamiento, necesariamente indica la presencia de alguna sustancia que tuvo, forzosamente, que haber pasado por el cerebro. ¿No debería esto invitarnos a pensar sobre lo importante que es dar a los niños una alimentación adecuada, desde el inicio, coherente con sus necesidades de desarrollo y salud?

El cuerpo de los niños, como el de cualquier otra persona, puede fabricar su propia glucosa a partir de ácidos grasos y aminoácidos de la comida real. Simplemente, no existe ninguna razón metabólica o científica que justifique tener niveles altos de glucemia, y menos aún en niños.

Si un niño vive con diabetes, con más razón aún es importante que lleve una alimentación baja en carbohidratos, azúcares y procesados; basada en comida real y coherente con sus necesidades. La Asociación Americana de la Diabetes (ADA) aún recomienda equivocadamente una alimentación convencional alta en hidratos, ¡incluso para niños y para quienes vivimos con diabetes!, ocasionando defectos y dificultades en crecimiento y desarrollo adecuados, descompensación hormonal y constantes daños a corto y largo plazo por la montaña rusa de la glucemia, de la cual he hablado antes. Aprender a normalizar la glucemia es fundamental en el caso de niños que vivan con diabetes, y es desafortunado que tantos profesionales aún recomienden justamente los alimentos que vuelven imposible un buen control glucémico – los carbohidratos. Además, la hiperglucemia crónica afecta al desarrollo de cualquier niño, tenga o no la condición de diabetes, dañando además el desarrollo de sus capacidades cognitivas y su inteligencia.

Lo que es aún peor, los médicos y sanitarios dan a las personas que viven con diabetes un estándar más bajo – un estándar peor – de salud. Por ejemplo, muchos endocrinólogos no solamente recomiendan una alimentación alta en carbohidratos para niños con diabetes (siendo que nuestro diseño genético evolucionó sin carbohidratos y no los necesita, por no mencionar que la diabetes es además una forma de “alergia a los carbohidratos”); sino que además proponen como “normal” para la persona con diabetes, tener niveles de glucosa en sangre entre 90 y 180 mg/dL todo el tiempo. Esto, en realidad, es un rango alto y fuera de lo normal (que lo normal y saludable para evitar complicaciones es entre 65 y 99 mg/dl), tanto para la persona sin diabetes como aquélla con diabetes. Y en cuanto al valor de hemoglobina glicada HbA1c, la ADA recomienda a las personas con diabetes estar “por debajo de 7%”, siendo que el rango saludable no debería exceder de 5.2%.

Así pues, a quienes vivimos con diabetes se nos da, de entrada, un estándar peor de salud, lo cual es una mala práctica que podemos equiparar con una violación al derecho de la persona con diabetes, al más alto estándar de salud. Pues sabemos – y lo sé por experiencia propia, experiencia clínica, y en mis grupos de acompañamiento a personas con diabetes – que con aprendizaje, educación, y alimentación adecuada baja en carbohidratos y basada en comida real; que la persona con diabetes puede y tiene el derecho de acceder a una vida en completa salud y bienestar, cuando se maneja adecuadamente la condición de diabetes.

 

Mi experiencia:

Soy Rosy Yáñez, Soy Nutricionista con Doctorado, experta en Nutrición y Metabolismo, Diabetes y Alimentación Low-carb. Tengo veinticinco años viviendo con Diabetes Tipo 1 (DM), y desde hace quince años logro tener niveles glucémicos normales, sin ninguna complicación diabética.

Si eres padre o madre de niños o adolescentes con con diabetes y quieres seguir aprendiendo sobre el control adecuado de los niveles de glucosa en sangre, te invito a ver mi último webinar “Resetea Bien la diabetes” en donde aprenderás los 4 fundamentos más importantes para normalizar los niveles de glucosa en sangre de verdad https://youtu.be/s4YImTnQoI0 y si es tu momento, allí también puedes acceder a mis Programas de acompañamiento individual/grupal DIABETES BIEN online para encajar la diabetes tipo 1 a este tipo de alimentación en el menor tiempo posible, romper los mitos que te impidan lograrlo, aprendiendo como gestionar la medicación, monitoreo, todo de la mano conmigo y junto con otras personas con los mismos objetivos de salud.

Si quieres seguir recibiendo estos posts, acceso a webinars, LIVE’s, y avisos de inicio de mis Programas puedes apuntarte a mi canal de telegram DIABETESBIEN de mensajes al móvil: https://t.me/joinchat/AAAAAEcMSNp3uS9GEnLuVg .

Si tienes dudas sobre si mis programas de acompañamiento online son para ti, puedes pedirme una sesión gratuita online aquí https://bit.ly/2HSj8iy , me cuentas tus dificultades con la diabetes y miramos si te puedo ayudar.