Mitos y verdades de la hipoglucemia - Diabetes Bien

Blog

Mitos y verdades de la hipoglucemia

Al nivel de azúcar en sangre (glucosa en sangre) que tenemos en un momento dado se le llama “glucemia”. Hipoglucemia quiere decir que hay un nivel de azúcar en sangre anormalmente bajo (típicamente, menos de 60 mg/dL). Cuando el nivel desciende de los 60 mg/dL, hay una hipoglucemia potencialmente peligrosa, que se manifiesta con síntomas desagradables provocados por la adrenalina que conocemos bien quienes vivimos con diabetes. Un nivel menor de 54 es una hipoglucemia bioquímica, ya una situación crítica, que necesita tatamiento adecuado obligatoriamente. Una hipoglucemia más “severa” se dice de aquella en la que se necesita ayuda de otra personas para recuperarse, ya que puede causar que la persona quede inconsciente. La hipoglucemia, requiere una intervención inmediata, y dependiendo del caso y de su gravedad, existen distintas recomendaciones: si la persona sigue consciente, ingerir una dosis de glucosa pura (que puede ser en tabletas) o utilizar minidosis de glucagon, si no está consciente el tratamiento se podría limitar a la utilización de inyecciones de glucagón para forzar al sistema a liberar glucosa a la sangre. Otro consejo muy común que encontramos en línea, o que dan algunos expertos – y que también es aplicable sólo si la persona está consciente – es comer una ración de carbohidratos, sin embargo explicaré por qué esta es la opción menos recomendable.

En la persona sin diabetes, las hipoglucemias leves pueden suceder también (especialmente durante ayunos prolongados), en niños menores de 5 años y en el primer trimestre del embarazo de forma natural y saludable, ya que el hígado normalmente secreta glucagón para rápidamente corregir cualquier desequilibrio, enviando glucosa a la sangre para mantener su equilibrio. En diabetes, existe una averiación en la vía metabólica normal de la glucosa, insulina y glucagón, entre las muchas otras hormonas que regulan todo este equilibrio. Episodios de hipoglucemia son especialmente comunes en diabetes tipo 1 (DT1), ya que al estar introduciendo en el cuerpo insulina exógena, frecuentemente esto provoca que el nivel de glucosa en sangre descienda más de lo que debería. El sistema de glucagón también se va averiando con el tiempo, lo que provoca que no funcione como debería, contribuyendo también a que las hipoglucemias se hagan presentes.

Lo más importante es entender la causa de las hipoglucemias para prevenirlas, y entender que éstas se harán más frecuentes cuando existe una inadecuada gestión de la diabetes. Por ello el aprendizaje, y el volvernos expertos en la propia diabetes para su adecuada gestión, son fundamentales. Cada persona tiene un cuerpo que funciona distinto, la hipoglucemia puede manifestarse de maneras algo diferentes en cada uno de nosotros, y además según cada cuerpo y sus variaciones hormonales y endocrinas, pueden hacer falta diferentes maneras de corregir la hipoglucemia, según lo adecuado a cada uno y según la severidad del episodio.

El mito que nos encontraremos con más frecuencia allá afuera, incluso entre muchos expertos y profesionales, es el mito de que la manera “única”, “mejor” o “adecuada” de tratar la hipoglucemia es comiendo carbohidratos con comida (pan, pasta, zumos, arroz, dulces, etc). Y si bien es cierto que esto hará aumentar de manera casi inmediata la glucosa en sangre, es prácticamente garantizado que después vendrá un episodio de hiperglucemia: glucosa en sangre demasiado elevada. Esto causa un perpetuo descontrol (¡por no hablar de la frustración y la sensación de impotencia ante la propia diabetes!), pues de esta manera viviremos en la montaña rusa metabólica de los hidratos y azúcares (recordemos que todos los carbohidratos son formas de azúcares). Los hidratos causarán una fuerte subida del nivel de glucosa en sangre, que después se convierte en otro problema, que ahora hay que corregir pinchando más insulina… Con una alimentación alta en hidratos, o cuando estamos corrigiendo las hipoglucemias mediante el consumo de comidas con hidratos, se vive viajando de la hipoglucemia a la hiperglucemia. Y ambas son anormalidades que pueden causar daños severos a corto y largo plazo, y que es importante evitar. ¿Existen alternativas mejores?…

Estos mitos – sobre la alimentación convencional alta en hidratos, y que supuestamente se deben corregir las hipoglucemias comiendo comidas con hidratos – tienen su origen en el enorme miedo a la hipoglucemia, que existe aún entre muchos profesionales y sanitarios, miedo que ellos transmiten a las personas con diabetes. Se creen cosas como que un episodio hipoglucémico desembocará casi inevitablemente en daños cerebrales, quedar en coma, u otras consecuencias catastróficas. Y si bien es cierto que la hipoglucemia es algo importante, que debemos atender al momento; este miedo ha provocado que se le tenga más temor a la hipoglucemia que a la hiperglucemia – causando que muchas personas con diabetes se sientan más cómodas teniendo la glucosa en sangre más alta de lo normal, supuestamente para “evitar hipoglucemias”. ¡Siendo que en realidad, una hiperglucemia crónica es mucho más dañina!… Esto, sumado al desconocimiento general sobre la posibilidad de llevar una alimentación baja en hidratos, es lo que provoca que tantos profesionales aún recomienden tratar las hipoglucemias comiendo comidas con carbohidratos. Sin embargo, al poco tiempo esto causa más descontrol: hiperglucemia, seguida de otra “caída” con una nueva hipoglucemia… propiciando de nuevo justamente el problema que se quería evitar.

Recordemos que una alimentación convencional, alta en carbohidratos, hace que todo el tiempo nuestro cuerpo necesite insulina – sea endógena o exógena – para poder “sacar” la glucosa de nuestra sangre y mantener la glucemia en niveles normales. Aparecen entonces hormonas como la ghrelina, que nos hacen sentir hambre de nuevo, cayendo fácilmente en un círculo vicioso de adicción a los azúcares e hidratos cuando no se ha aprendido para conocer otras alternativas. Este círculo vicioso es dañino para cualquiera, ¡pero causa daños especialmente severos en la persona con diabetes!… para quien tanto los episodios de hipoglucemia como los de hiperglucemia causan daños mucho más severos, inmediatos y visibles.

Por ello, lograr la normalidad glucémica (normoglucemia) es crucial en el manejo de la diabetes. Es lo que nos traerá salud y bienestar; volviendo posible evitar prácticamente todos los daños asociados a la diabetes (o más bien, a su mala gestión: daños renales, oculares, al corazón, a las extremidades, etc). Consumiendo carbohidratos, ya sea de manera rutinaria o para tratar un episodio de hipoglucemia, es prácticamente imposible controlar con precisión cuánta glucosa entrará a la sangre y qué tan rápido (ya que decenas de factores influyen en ello). Aún hay profesionales que recomiendan este “tratamiento”, sugiriendo que en casos de hipoglucemia consumamos algún alimento rico en hidratos como pan o zumo, esperar quince minutos y volver a consumir un poco más… Pero esto, por las razones que expliqué, resulta un tratamiento altamente inadecuado y deficiente, que casi garantiza el descontrol.

Nuestro cuerpo y nuestra sangre en estado de hipoglucemia sólo necesitan un tipo de carbohidrato: la glucosa. Es el único necesario para nuestra supervivencia; y el propio cuerpo es capaz de fabricar toda la glucosa que necesitamos, aunque ésta no se ingiera de la comida (en la persona sin diabetes, el sistema hormonal del glucagón rápidamente corrige cualquier deficiencia). Pero todos los carbohidratos que encontramos en forma de comida o comestibles (pan, pasta, zumos, etc.) vienen siempre como azúcares compuestos: almidones, sacarosa, fructosa, lactosa, entre otros. (¡Esto es especialmente cierto en los productos procesados y ultraprocesados!). Mientras que nuestro cuerpo únicamente requiere glucosa en ese estado de hipoglucemia para reponerse. Por lo tanto, si ingerimos carbohidratos como “tratamiento” a un episodio de hipoglucemia, estaremos duplicando la “dosis” de azúcares recibidos: glucosa + otros azúcares que nuestro cuerpo no necesita, y que en muchos casos no es ni siquiera capaz de metabolizar sanamente (la fructosa, por ejemplo).

Para tratar entonces los casos de hipoglucemia, una alternativa mucho más recomendable (en lugar de ingerir carbohidratos) es ingerir una dosis de glucosa pura: existen variedades desde tabletas (más fáciles de cuantificar, transportar y almacenar) u otras como geles, etc. He hablado antes de lo muy efectivas que pueden ser estas tabletas de glucosa, como tratamiento para las hipoglucemias. Otra alternativa es una forma más fisiológica de tratar la hipoglucemia con las mini-inyecciones de glucagón, de lo que también he hablado anteriormente.

Así pues, nos encontraremos con varios mitos respecto a la hipoglucemia y cómo tratarla. Uno de ellos es el mito de que “solamente” puede tratarse comiendo alimentos con hidratos, o que ésta es la “mejor” manera. Otro mito es el que nos dice que para la persona con diabetes, las hipoglucemias severas son “inevitables”, y que no pueden prevenirse. Esto es casi como decirle a quien vive con diabetes que siempre estará viajando entre los episodios de hipo- e hiperglucemias incontrolables. Pero esto no tiene por qué ser verdad. Cuando la persona se toma el tiempo de aprender, de tener una verdadera educación para la gestión de su diabetes; es posible lograr que las hipoglucemias sean menos frecuentes y menos severas. Con una alimentación baja en hidratos se alcanza mucho más fácilmente la normalidad glucémica, y un equilibrio (homeostasis) que nos mantenga en bienestar. Además, este estilo de alimentación también brinda protección al cerebro, el cual se acostumbra a utilizar cetonas y grasas saludables como combustible, en lugar de solamente glucosa (desterrando el mito de que el cerebro “solamente puede utilizar glucosa”).

Sin embargo, la alimentación baja en hidratos no basta: es vital el aprendizaje para la correcta gestión y el manejo óptimo de hipoglucemias e hiperglucemias de forma efectiva en la condición de diabetes.

 

Mi experiencia:

Soy Rosy Yáñez, Soy Nutricionista con Doctorado, experta en Nutrición y Metabolismo, Diabetes y Alimentación Low-carb. Tengo veinticinco años viviendo con Diabetes Tipo 1 (DM), y desde hace quince años logro tener niveles glucémicos normales, sin ninguna complicación diabética.

Si quieres seguir aprendiendo sobre la diabetes, te invito a ver mi último webinar “Resetea Bien la diabetes, incluso en el embarazo” en donde aprenderás los 4 fundamentos más importantes para normalizar tus niveles de glucosa en sangre de verdad https://youtu.be/VqHMjOo5mkc y si es tu momento, allí también puedes acceder a mis Programas de acompañamiento individual/grupal DIABETES BIEN online para encajar tu diabetes tipo 1, diabetes tipo 2 o prediabetes a este tipo de alimentación en el menor tiempo posible, romper los mitos que te impidan lograrlo, aprendiendo como gestionar la medicación, monitoreo, todo de la mano conmigo y junto con otras personas con los mismos objetivos de salud.

Si quieres seguir recibiendo estos posts, acceso a webinars, LIVE’s, y avisos de inicio de mis Programas puedes apuntarte a mi canal de telegram DIABETESBIEN de mensajes al móvil: https://t.me/joinchat/AAAAAEcMSNp3uS9GEnLuVg .

Si tienes dudas sobre si mis programas de acompañamiento online son para ti, puedes pedirme una sesión gratuita online aquí https://bit.ly/2HSj8iy , me cuentas tus dificultades con la diabetes y miramos si te puedo ayudar.