¿Qué es normoglucemia? - Diabetes Bien

Blog

¿Qué es normoglucemia?

En mis Webinars, artículos, sesiones en vivo y seminarios hablo mucho de la “normoglucemia” o normalidad glucémica, pero, ¿qué quiero decir con eso?… ¿A qué me refiero?… Dicho en pocas palabras, “normoglucemia” significa “tener un nivel de azúcar en sangre – glucosa en sangre – dentro del rango normal de una persona sana”. La pregunta siguiente sería: ¿y por qué eso es importante?

La historia de la humanidad nos muestra que en el pasado, los niveles de glucosa en sangre y de insulina se mantenían muy estables en la casi totalidad de la población (salvo algún individuo que padeciera algún trastorno muy específico y no relacionado con la alimentación). Esto es porque miles de generaciones de seres humanos evolucionaron con genes adaptados a comer comida real, la que encontraban en su medio ambiente cazando y recolectando: proteína de carne y pescado, grasas animales, algunos frutos silvestres, algunos mariscos, vegetales en las regiones donde era posible obtenerlos… Con el surgimiento de la agricultura empezaron a cambiar nuestras costumbres alimenticias, y cambiaron más todavía con la aparición de la comida industrial y procesada; hasta llegar al día de hoy en que la mayoría de la gente lleva una alimentación que nada tiene qué ver con lo que sus genes evolucionaron consumiendo y lo que esos genes necesitan para una salud óptima. La alimentación basada en comida real, o algunas de sus variantes de las que escuchamos hablar ahora (como por ejemplo la alimentación “keto” o cetogénica), no es “una moda de estos tiempos”; ¡al contrario!… es la forma en que evolucionaron nuestros genes. Más bien es al revés: si miramos todo lo largo de nuestra historia, es la alimentación alta en carbohidratos la que es una nueva “moda”, y que nos está haciendo muchos daños pues nuestros genes no están adaptados a ella.

Quienes hemos sido diagnosticados con diabetes, y que hemos comenzado a aprender sobre esta condición, sabemos que se trata de un trastorno en donde el cuerpo no produce insulina (tipo 1) o no responde de forma óptima la insulina producida (tipo 2). Esto quiere decir que cuando comemos – en especial cuando comemos alimentos altos en carbohidratos –, se ocasiona una subida de glucosa (azúcar) en la sangre. En una persona sin diabetes, el cuerpo respondería produciendo una cantidad de insulina que contrarreste ese efecto, “sacando” el azúcar de la sangre para pasarlo a las células. En la persona con diabetes, esta respuesta de la insulina es deficiente o insuficiente, por tanto, esa glucosa permanecerá en la sangre, causando a largo plazo pequeños y grandes daños en todos los órganos del cuerpo: nefropatía, afectación cardiaca, daños en la vista, daños a órganos y a extremidades (llegando en casos extremos al punto de necesitar amputación, como muchos sabemos).

Sin embargo, aquí la clave es entender dos cosas. La primera es que la alimentación hace toda la diferencia. La persona con diabetes tiene una especie de “alergia a los carbohidratos”, es decir, a los alimentos que más fuertemente provocan esas subidas de glucosa y posteriormente la necesidad de introducir insulina pinchada. Sin embargo, si llevamos una alimentación basada en comida real, con ingredientes de calidad, y muy baja en carbohidratos; podemos mantener un nivel de glucosa en sangre mucho más estable, pues una comida así con esas características, ocasiona un aumento de glucosa muchísimo más pequeño y muchísimo más fácil de controlar. Lo que quiere decir que la persona con diabetes puede alargar su vida, y su calidad de vida en bienestar, si lleva una alimentación adecuada, basada en comida real.

La segunda cosa importante de tener en cuenta es que, como he mencionado antes, el tratamiento para la diabetes consiste en aprender, volverse experto en la propia diabetes, y tener la mente abierta a cómo conseguir esa normalidad glucémica. No hay soluciones mágicas, ni es posible tampoco inyectarse una sustancia milagrosa (insulina en este caso) ni ninguna tecnología que “mágicamente” haga todo el trabajo por nosotros. Es sólo con el aprendizaje que quienes vivimos con diabetes podemos llevar una vida sana y con niveles de glucosa en sangre (GS) totalmente normales, iguales a los que tendría una persona sin diabetes. ¡Esto es posible, contrario a lo que muchos nos cuentan!

Y es que el error dañino y trágico que han cometido las asociaciones tradicionales de diabetes, y los tratamientos convencionales o “tradicionales” para la diabetes – mismos que todavía recomiendan una alimentación alta en carbohidratos con la que es imposible lograr normoglucemia) – es que de entrada asumen que la persona con diabetes “no puede” tener un nivel de glucemia normal. Es decir, desde un inicio ya ven a la persona con diabetes como un ser diferente, cuyos niveles de glucosa simplemente “no pueden” ser como los de una persona sin diabetes, recomendando un estándar más pobre y que causará complicaciones de salud. En este conocimiento convencional, de entrada se utiliza un rasero distinto para medir el nivel de azúcar en sangre del paciente con diabetes. Aún se le recomienda una alimentación alta en carbohidratos (con el consejo convencional de “contar hidratos y luego pinchar la cantidad de insulina correspondiente”, mismo que ya sabemos que no funciona), poniéndole como “normal” un nivel de glucosa en sangre que de por sí ya es muy elevado.

Hoy en día, gracias a los estudios y avances de doctores pioneros y fundaciones pioneras en el estudio de la diabetes, y a la experiencia de cientos de personas que probaron con un estilo de vida diferente, sabemos que es perfectamente posible que una persona con diabetes tenga niveles de glucosa en sangre normales, como si viviera sin diabetes.

¿Y si no tienes diagnóstico de diabetes?

Derivado de lo mismo, otro error ha sido concentrar todos los esfuerzos clínicos solamente en la hiperinsulinemia, al momento de analizar a la persona con o sin diabetes. Cuando deberíamos más bien enfocarnos en las consecuencias de la anormalidad glucémica – es decir, esos niveles elevados de azúcar en sangre, se tenga o no diabetes – como origen y complicación de muchas enfermedades: cáncer, enfermedades neurológicas, enfermedades cardiovasculares, daños en la vista, síndrome de ovarios poliquísticos, etc. Y los beneficios de estar en un rango glucémico normal, son no solamente físicos sino también mentales: sentirse menos cansado, más alerta y capaz de concentrarse mejor, mejor memoria, mejoras en la vista, entre muchos otros.

No sólo eso, sino que la normalidad glucémica es un rango numérico mucho más objetivo y sencillo de medir, que la hiperinsulinemia que puede ser subjetiva por muchos factores personales. Deberíamos más bien enfocarnos en contrarrestar la hiperglucemia crónica que en personas sin diabetes puede deberse a la alimentación tradicional alta en carbohidratos, procesados y azúcares – con esta alimentación convencional, es probable que algo así como el 80% de la población tenga niveles de glucosa en sangre más elevados de lo que debería, ¡lo cual es un desastre de salud pública!… Y nuevamente, esta hiperglucemia crónica le hace daño a cualquiera, tenga o no diabetes.

Los números son fríos y medibles: medir la hemoglobina glicada a través del tiempo, es un indicador mucho más confiable de si la persona – con o sin diabetes – tendrá complicaciones de salud a la larga, como consecuencia de la elevada cantidad de glucosa en sangre. Los estudios y recomendaciones nos indican de manera muy clara y objetiva, cuál es el rango normal de glucosa en sangre y cuándo se tiene diabetes: el rango normal es entre 59 y 100 mg/dL, y con una hemoglobina glicada (HbA1c) de 5,4% o menos. Hay diabetes cuando se tiene una glucosa en ayunas de más de 125 mg/dL, una glucosa sanguínea casual de más de 200 mg/dL, o hemoglobina glicada HbA1c igual o mayor a 6.5% en una sola ocasión.

Contrario a lo que el conocimiento y recomendaciones tradicionales de tratamiento de la diabetes nos harían creer, es posible que la persona con diabetes tenga los niveles de glucosa en sangre de la persona sin diabetes, en niveles normales y saludables. No solamente es posible, sino que merecemos poder tener esa calidad de vida, esa salud y bienestar; si estamos dispuestos a aprender y si tenemos la mente abierta a hacer cambios en nuestro estilo de vida. Hay organizaciones como LetMeBe83, que realizan una admirable y valiosísima labor, dando información a familias y defendiendo la idea de que un niño con diabetes merece la calidad de vida y el estándar de salud más alto, y no un estándar más bajo tan sólo porque vive con diabetes. Yo intenté por años seguir las recomendaciones tradicionales para diabetes, con alimentación alta en hidratos, con lo que invariablemente llegaban las subidas y bajadas de glucosa, y la sensación frustrante de no tener control. ¡Sabía que podía estar mejor!…

Mi experiencia:

👩🏻‍💻 Soy Rosy Yáñez, Soy Nutricionista con Doctorado, experta en Nutrición y Metabolismo, Diabetes y Alimentación Low-carb.

Tengo veinticinco años viviendo con Diabetes Tipo 1 (DM), y desde hace quince años logro tener niveles glucémicos normales, sin ninguna complicación diabética.

Hace 15 años fui bajando los hidratos de carbono en mi alimentación, de forma empírica y por decisión propia, cuando conocí al Dr. Stan de Loach quien me presentó la metodología del Dr. R. Bernstein para mantener normoglucemia a través de una alimentación baja en hidratos y desde allí he mantenido valores de hemoglobina glicada (HbA1c) entre 4,4 y 5,3%. He creado mi propia metodología a partir de mi experiencia profesional y personal, priorizando la nutrición y salud de forma integral.

Actualmente, a mis 39 años de edad, paso la mayor parte del tiempo en rango glucémico normal (71-99 mg/dl), no tengo sobrepeso, me siento fuerte, saludable, activa y físicamente capaz de hacer lo que me proponga, no tengo ninguna complicación diabética diagnosticada. Y soy feliz. 

Si quieres seguir aprendiendo sobre la diabetes, puedes ver mi webinar “Evita o Reinicia tu Diabetes” en donde aprenderás los 4 fundamentos más importantes para normalizar tu diabetes  https://youtu.be/TC8zjTCWl5U  y si es tu momento, allí también puedes acceder a mi Programa DIABETES BIEN para encajar tu diabetes tipo 1, diabetes tipo 2 o prediabetes a este tipo de alimentación en el menor tiempo posible, romper los mitos que te impidan lograrlo, todo de la mano conmigo y junto con otras personas con los mismos objetivos de salud.

También puedes pedirme una sesión gratuita online aquí https://bit.ly/2HSj8iy ,  me cuentas tus dificultades con la diabetes y miramos si alguno de mis servicios te puede ayudar