¿Vitaminas para la diabetes? - Diabetes Bien

Blog

¿Vitaminas para la diabetes?

¿Las personas con diabetes necesitamos suplementación?

Tenemos la falsa idea de que con píldoras o fórmulas mágicas podremos ya sea “curarnos” de alguna condición o cuidar nuestra salud en general, con la falsa creencia de que así podremos ahorrarnos el esfuerzo de un aprendizaje continuo. Esto incluye cualquier condición en general, pero tratándose de la vida con diabetes, hay quienes fantasean con que aparezca una píldora mágica que regule automáticamente los niveles de glucosa o de insulina, o que logre que “podamos comer de todo y en cualquier momento”. Hoy en día no existe tal solución mágica, sino que hay que recordar: lo más importante es tener una nutrición adecuada que logre la normoglucemia (niveles normales de glucosa en sangre: 71-99 mg/dl) la mayor parte del tiempo. Esto se logrará comiendo comida real (nutrientes que provengan de alimentos de calidad); de esta forma nos aseguraremos de tener una buena base para la correcta absorción de nutrientes esenciales y con educación, es decir aprendizaje a través de la propia experiencia para volvernos expertos en la propia diabetes.

 

¿Qué hay acerca de los suplementos de vitaminas o nutricionales?… Si bien ciertos suplementos pueden ser benéficos para complementar nuestra alimentación; por regla general una suplementación adecuada deberá ser algo recomendado por un profesional que le dé seguimiento a dicha suplementación, personalizada, con objetivos concretos y comprobada con analíticas (parámetros bioquímicos), además asegurando que la dosis es la adecuada. No hay ningún suplemento que sea recomendable para todo el mundo, en las mismas dosis, en cualquier condición y de forma independiente al seguimiento de un profesional. Por el contrario, recordemos que a veces es posible excederse en la dosis de algún suplemento, que después podría causar problemas de salud o efectos secundarios indeseables.

 

¿Vitamina D y omega 3?

Para quienes viven con diabetes; una suplementación que a ciertas personas les puede beneficiar es la de Vitamina D y omega 3. Ya que dichos suplementos, según se ha observado en varios estudios, contribuyen a un efecto inmuno-modulatorio y anti-inflamatorio y porque existe una altra prevalencia de deficiencia de vitamina D en personas con diabetes. La vitamina D en realidad es una hormona que no solo desempeña un papel fundamental en la mineralización del sistema óseo, en todas las edades sino que interviene en la regulación del sistema inmune, endocrino, neurológico, digestivo… sabiendo esto, queda claro que mantener niveles óptimos de la misma es clave para la prevención y tratamiento de múltiples patologías. Una forma natural y gratis de obtener vitamina D es exponer nuestra piel al sol sin fotoprotectores, de forma regular y consciente, aunque aún así en mi experiencia puede ser difícil alcanzar los niveles adecuados de vitamina D en sangre saludables.

Y el omega 3 es un nutriente esencial, fundamental para la salud, que favorece la salud cardiaca, y es que el EPA (ácido eixosapentaenoico) y el DHA (ácido docosahexaenoico) son grasas omega 3 imprescindibles porque se incorporan a las membranas celulares y pueden desempeñar un papel importante en la reducción de la inflamación. Estas grasas aunque se encuentran en fuentes animales como el pescado, y su contenido es variable según el tipo de pez, prácticas de pesca, entre otros factores, para obtener sus beneficios se necesitan tantos ácidos omega 3 como omega 6, en la proporción correcta en relación 1:1 y la realidad es que esta proporción no suele encajar con los hábitos actuales comunes.  Es por ello, nuevamente, que un profesional debe personalizar y dar seguimiento a una suplementación así; pues todo dependerá con qué objetivos se está suplementando.

Asimismo, si sigues una alimentación baja en hidratos, puede que tengas necesidades específicas extras de suplementación con electrolitos (en especial si se realiza ejercicio físico muy demandante de energía), pero la realidad es que a partir de comer comida real se pueden adquirir y sobre todo hay que confirmar y evaluar si existe alguna deficiencia y su verdadera causa.

 

También, con cualquier suplemento, es necesario tener en cuenta la calidad de los productos: no es lo mismo una marca que otra, y la calidad entre diversos productos puede ser variable. Una adecuada suplementación, recomendada y personalizada por un profesional, asimismo puede ayudarnos a mantener el sistema inmune en excelente estado, evitando infecciones y enfermedades. Algunos pueden ser especialmente útiles para prevenir enfermedades infecciosas como las que estamos viviendo en estos tiempos (COVID-19 u otras cepas de virus o bacterias causantes de enfermedades comunes): suplementos recomendables pueden ser el própolis (propóleo), las vitaminas A, C y D, equinácea, así como zinc y cobre. Para las personas con diabetes, los antioxidantes o anti-radicales libres, pueden ser útiles también, ya que todas las células de nuestro cuerpo se están constantemente oxidando, pero al vivir con diabetes somos más vulnerables al estar con fluctuaciones de niveles de glucosa en sangre (fuertes o leves) y de oxidación, lo que nos puede aumentar este estado de oxidación. Nuevamente, se deberá seguir la personalización de un profesional, que sea capaz de recomendar las dosis y productos adecuados.

 

Mi experiencia:

👩🏻‍💻 Soy Rosy Yáñez, soy Nutricionista con Doctorado, experta en Nutrición, Metabolismo y Diabetes.

Tengo veinticinco años viviendo con Diabetes Tipo 1 (DM), y desde hace quince años logro tener niveles glucémicos normales, sin ninguna complicación diabética. Fui bajando los hidratos de carbono en mi alimentación, de forma empírica y por decisión propia, cuando conocí al Dr. Stan de Loach quien me presentó la metodología del Dr. R. Bernstein para mantener normoglucemia a través de una alimentación baja en hidratos y desde allí he mantenido valores de hemoglobina glicada (HbA1c) entre 4,4 y 5,3% durante los últimos 15 años. He creado mi propia metodología a partir de mi experiencia profesional y personal, priorizando la nutrición y salud de forma integral. Actualmente, a mis 39 años de edad, paso la mayor parte del tiempo en rango glucémico normal (71-99 mg/dl), no tengo sobrepeso, me siento fuerte, saludable, activa y físicamente capaz de hacer lo que me proponga, no tengo ninguna complicación diabética diagnosticada. Y soy feliz.

Si quieres aprender más sobre control glucémico con estrategia basada en alimentación baja en hidratos, mucha experiencia personal y profesional en el uso adecuado de insulinas, te invito a ver mi MasterClass Gratuita en donde aprenderás los 4 fundamentos más importantes para REINICIAR TU DIABETES: https://diabetesbien.com/masterclass/  

También puedes pedirme una sesión gratuita online aquí https://bit.ly/2HSj8iy ,  me cuentas tus dificultades con la diabetes y miramos si alguno de mis servicios te puede ayudar.